Reiki


El reiki es un eficaz sistema de curación y un estímulo para el crecimiento psíquico y espiritual, estimula nuestro organismo de una forma natural hacia la sanación. A través de la fuerza universal, podemos liberar y volver a disponer de las energías emocionales que se han convertido en corazas como consecuencia de los bloqueos. En mi experiencia el reiki es una gran oportunidad para descodificar todas las memorias estancadas en nuestros organismo, físico, energético, espiritual y mental. Es una técnica basada exclusivamente en la energía cósmica, puede aportar todo aquello que el ALMA necesita para seguir evolucionando, aporta paz, y sobretodo equilibrio entre el cuerpo y el espíritu. Cuando la enfermedad aparece, reiki es un gran instrumento acompañado de la medicina tradicional para la curación del problema.

 

  La sanación energética consiste en despejar y limpiar el campo de energía y en liberar los bloqueos para que la fuerza vital vuelva a circular bien. También recarga de energía curativa el cuerpo, la mente y las emociones para que la persona pueda recuperar la armonía, disfrutar más de su vida y sentirse más feliz.


Reiki en el embarazo

Con la terapia Reiki los beneficios se multiplican por dos durante el embarazo, ya que el bebé también recibe la energía durante la sesión.

 

El Reiki ayuda a que el cuerpo de la madre esté sin bloqueos, los cuales pasan directamente al bebé en el tercer trimestre si estos se mantienen.

 

Con la sanación se alcanza un estado de serenidad muy saludable para ambos.

 

Las molestias del embarazo disminuyen y la madre se prepara para el momento del parto, los beneficios son múltiples, y una mujer embarazada puede beneficiarse mucho y ofrecer bienestar a su bebé.

 

Se a comprobado que los bebés que recibieron Reiki en su gestación son más saludables y tranquilos.

 


 Los niños son nuestro futuro, si ponemos más conciencia en esto ya nos damos cuenta de que debemos cuidar de otra manera de ellos, son muy receptivos a la energía y se equilibran rápidamente gracias a su inocencia, no tienen prejuicios y la energía Reiki fluye fácilmente sanando cualquier bloqueo aparente.

 Muchos padres recurren a sesiones de Reiki para sus hijos para evitar problemas futuros o medicaciones innecesarias. Reiki les ayuda a superar miedos, inseguridad, timidez, ansiedad, hiperactividad, insomnio y les facilita la adaptación a problemas familiares tales como divorcios, cambios de colegio, etc.

Las sesiones de sanación son de 60 minutos aproximadamente, se utilizan varias técnicas, ya que solo buscamos la mejoría rápida de la persona.


 

ENCARGA TU SESIÓN